t. +511 7194488 / m. +51 989018097

 Facebook AP

Szyszlo, un artista que nos deja un importante legado cultural.

Publicado el 16 de Octubre del 2017 por Armando

Fernando estudió Arquitectura en la Universidad Nacional de Ingeniería, pero unos años más tarde, nos regaló la decisión de entrar a la Escuela de Artes de la Católica (PUCP), donde fue discípulo del expresionista austriaco Adolf Winternitz.

En 1947, creó junto a Emilio Adolfo Westphalen (poeta) la revista cultural Las Moradas, donde mostró su inicial influencia cubista. Años más tarde, viajó a Francia y su carrera dio un giro luego de involucrarse con el surrealismo y el arte abstracto.

El contacto con las corrientes artísticas europeas combinado con su interés en el arte precolombino lo llevó a expresar las temáticas indigenistas a través de un estilo no figurativo. Ésta síntesis de tradición y vanguardia lo convirtió en uno de los principales exponentes del arte moderno latinoamericano.

Fernando fue un fan y promotor de la literatura (la cual curiosamente catalizó su vocación por el arte), y siempre estuvo vinculado a ella. Fue hijo de María Valdelomar, hermana de Abraham (el escritor), se casó con la poetisa Blanca Varela y fue muy amigo de Maria Vargas Llosa. Además, durante su viaje a Francia, se movió en los círculos literarios de Octavio Paz (México), Julio Cortázar (Argentina) y el poeta y André Breton (pionero del surrealismo).

Su fallecimiento al lado de Lila, su segunda esposa, supone una lamentable pérdida. Sin embargo, Fernando nos deja un importante legado artístico y cultural, acompañado de una valiosa lección: el uso de un lenguaje vanguardista extranjero no debe suponer la pérdida de la identidad cultural; al contrario, puede potenciar la expresión de nuestra cultura y debe ir acompañado de un compromiso político y humano.

Si quieres conocer más sobre este artista, te recomendamos leer su libro de memorias “La vida sin dueño”.

Fuente: BBC, Diario Correo.

Imágenes: Revista de Artes.