Un café con sabor (en Barranco)

Publicado el 22 de Junio del 2017 por Armando

Tomarse un café es un buen pretexto para muchas cosas  –más aún si es en Barranco-. Algunas personas mencionan que es la excusa perfecta para iniciar una conversación o simplemente para mantenerse despierto.

El café peruano está considerado entre los mejores del mundo. Por eso es que el consumo ha aumentado y el gusto por las cafeterías también.

Y, ¿cómo se puede reconocer una buena cafetería? Sólo basta con poner atención a tus sentidos:

Oído: El vaporizador no debe ensordecer al calentar la leche -si elegiste un cappuccino-  sino que  debe hacer un suave sonido al sacar la espuma. El molinillo funciona una vez por cada taza que se pide, nada de tolvas donde el café molido pierde aroma con cada minuto que pasa.

Vista: Puede parecer obvio, pero la limpieza de la cafetera es imprescindible, sobre todo los utensilios como: el portafiltros, donde se pone el café molido para hacer la infusión, el molino -que no debe mostrar rastros de los aceites que desprende el café- y una jarra inmaculada para que la leche fresca se caliente para cada cliente.

Una vez servida la taza, se debe apreciar la textura de la crema y la expansión del aroma.

Olfato y gusto: El aroma del café no es plano ni quemado, sino variado, envolvente y con notas de fruta que recuerdan lo que realmente es. Una vez que lo pruebas, debe ser dulce y a la vez debe tener un buen grado de acidez y una dosis de sabor amargo, como consecuencia de haber sido tostado.

En Barranco, la corriente del café no es ajena, por el contrario, se extiende por todo el distrito. Si eres fan de ambos, no dejes de visitar:

  1. Colonia & Co. -San Martin 131
  2. Tostaduría Bisetti – Pedro de Osma 116
  3. La Bodega Verde – Jirón Mariscal Jose Antonio de Sucre 335A
  4. Las Vecinas – Jirón Domeyer 219
  5. La Panneteria Barranco – Av. Grau 369
  6. La Calandria – 28 de Julio 206
  7. Twins – Jirón Colina 108, Barranco

Fuentes: lavanguardia.com

Imágenes:

FB: Tostaduría Bisetti, Mó Café Bistró, Las Vecinas